martes, 13 de noviembre de 2018

Hermann Vaske preguntaba a estrellas del espectáculo, artistas y productores, algún político, y un que otro alumno del marketing:
porqué somos creativos?
nadie mencionó la destrucción.
no es el ego el que ve
sino la suma de dos o más
y la resta de dos o más
cuando miro hacia atrás
veo una curva
nada más
no sentimos acaso cierto placer
en saber que jamás seremos exactamente iguales?
en ese placer
se sostiene el odio
y su espejo el amor
un yo ahí nomás
estrictamente acá
en el fuego
con el dedo en alto
apuntando
exigiendo
consumando

lunes, 24 de septiembre de 2018

escribo con la hoja consumada
mis pareceres inofensivos;
diré que ladro a la luna
o que jadeo con la cara
pegada a la tierra,
que me detengo ante un semáforo
y en ese intervalo contemplo
tras el templo,
nunca al revés.
que bebo café
en tazas sin lavar
y que la ropa sucia
ocasionalmente ocupa todo el cuarto.
que nada me sobra
y lo que me falta me sobra,
pero no tan fácil me distraigo.
véase también
que donde pongo el ojo
hay siempre una bala;
no interpreto inmediatamente
mas trago igual,
me siento
y la escucho detonar
en algún lugar
a mi izquierda.
nada queda fuera
por virtud de omisión.
recuperaré los días cansados
para saber qué escribir
cuando sea apenas tarde.

viernes, 21 de septiembre de 2018

No alcanzan mil objetividades
para sofocar una subjetividad;
la última duda que te lleves
se doblegará
ante su propia existencia
eternizada

sábado, 10 de marzo de 2018

de costado
produce opinión
al costado
desde el punto ciego,
y apenas por susurrar
de costado
lo que no se ve de frente
que incomoda
y por eso susurra,
eso alcanza;
y cuando del arma violentada
sale un disparo
buscando acallar
la extensión de la palabra,
encuentra de frente
un murito
tan chiquito
como el grito airado
que observa el futuro
y rápidamente
de costado
un susurro
no

viernes, 2 de febrero de 2018

no he discernido un trazo en mi vida
jamás alguna pintura me conmovió
quizás, en todo caso, alguna música
tan sólo por el uso del silencio
tanto más lienzo
que el blanco más blanco.
nada en el relato
es superior al relato mismo
de lo contrario
ninguna voz lo podría avalar
y eso va para todos

la pintura remite,
es historia sobre lo que fue
sobre la intimidad de una persona
con la que jamás intimaré
(tan solo excepcionalmente
y luego uno es poco
para abarcarlo todo)
sumergida en sus códigos
de paredes no expuestas
y ventriloquía visual
casi gratuita
por un par de trazos

yo necesito la daga
que me traicione ya
sin rodeos
sin más que cosquillas,
la velocidad del transeúnte
el escándalo y la miseria
goteando,
en tiempo real,
en fuga real,
apenas después
de apuñalarme
y enmudecer

nadie habla hasta el fin
la historia no conoce su comienzo
veo confluencias
de puntos de luz
que nunca volverán